Actualidad del psicoanálisis

Actualidad del psicoanálisis

Hoy en día, segunda década del siglo XXI, el binomio psicoanalista psicoanalizado ya está pasado de moda. A partir de Lacan y otros psicoanalistas contemporáneos, se empezó a sustituir el término psicoanalizado por el de psicoanalizante o simplemente, analizante. La sustitución de este participio pasivo, psicoanalizado, por este “presente continuo”, analizante, tiene su porqué. El viejo mito de que hacer psicoanálisis, consiste en ir al psicoanalista para que nos analice, ha pasado ya a los anales de la historia. La concepción del psicoanálisis en la actualidad ha tomado la forma de un proceso en el cual psicoanalista y psicoanalizante, se ven los dos implicados. Podría decirse que el proceso de psicoanálisis es una bolsa con dos asas, una de ellas la porta el psicoanalista y la otra el analizante. Para quienes se acercan por primera vez al psicoanálisis, este viejo mito de decir al psicoanalista nada más entrar por la puerta: “vengo a que me analice”, sigue funcionando. Se quedan perplejos y extrañados cuando el psicoanalista les dice: “eso ya no funciona así”. Hay quienes pueden asumir el cambio y por tanto la responsabilidad que ello comporta y, por decirlo así, están dispuestos a “sujetar la bolsa por una de las asas” y quienes se quedan desilusionados y se van a buscar a otro profesional de la psicoterapia que siga manteniendo el modelo de: “usted hable que yo le diré lo que le pasa, por qué le pasa y la manera de cambiarlo, si es que eso es lo que usted viene a buscar”. Claro que los síntomas y los malestares agobian y quienes acuden en busca de ayuda de un “profesional” como muchos de ellos dicen, quieren aliviarse y cuanto antes mejor. El psicoanálisis nunca se jactó de ser un modelo de rapidez, aunque a veces sí de ser eficaz. Pero lo que es seguro es que, después de un proceso en el que muchas cosas han cambiado en la vida de quien se “aventura” a hacer un análisis, el tiempo y el dinero gastados en el trayecto, ya no tienen importancia. Por cierto que el dinero, con ser importante no lo es todo, hay quienes se quejan también de que el psicoanálisis es caro, y en los tiempos que vivimos, el dinero tiene un carácter de “plus valor”, más que ser un medio, se está convirtiendo en un fin. Está en nuestra mano seguir considerando el dinero como un medio y no como un fin. Hay hoy en día tantas cosas superfluas y que sin embargo compramos.

Otros textos

Canetti. Los Celos Canetti. Los Celos Transitando por los textos de Elías Canetti (1), me he encontrado con el siguiente párrafo referido a los celos y… algo más: “Sin embargo,
Charla IV del 26 de febre... Introducción: 1. Dedico más especialmente el tramo de este seminario (si me puedo permitir, para nombrar estas charlas, el uso de un palabra religiosa…) a mi amigo
El Síntoma. Parte 1 El Síntoma. Parte 1 En medicina, los síntomas son las manifestaciones perceptibles de una enfermedad subyacente que de otro modo podría seguir no detectada. El concepto de
El Entenado El Entenado El Entenado (la soledad, la mentira, el sufrimiento) El Entenado. Juan José Saer. Rayo Verde, Editorial. Barcelona, septiembre. 2013. Este texto fue sugerido por Jacques
Las desaveniencias conyug... Las desaveniencias conyugales y la metáfora paterna Con el nombre de metáfora paterna, Lacan quiso referirse a la intervención del padre al respecto de la separación simbólica
Fragmentos de la Vergüen... Fragmentos de la Vergüenza Francisco Pereña. Ed. Síntesis. Madrid 2008 La represión tiene que ver con el síntoma, entiendo el síntoma de esa manera, como determinación particular
Teoría de la religión Teoría de la religión Barcelona 27 de marzo de 2015 La lectura propuesta para el encuentro de hoy es: Teoría de la religión. Georges Bataille. Ediciones Taurus.
Los psicólogos Nota inicial: Repasando textos antiguos, me he encontrado con este que, escribí para participar en una Mesa Redonda, que tuvo lugar en las Terceras Jornadas de Deontología,
Anorexia mental Anorexia mental Trastorno sintomático de la conducta alimentaria que se traduce principalmente en una restricción muy importante de la alimentación y cuya determinación, paradójica, parece unir una
La Catexia Lo que Freud llamó catexia queda perfectamente ilustrado en el siguiente párrafo de Vasili Grossman: Para un enfermo crónico, en la ciudad sólo existen las farmacias y